¿ERES AUTOEXIGENTE?

¿Será que la autoexigencia proviene de la carencia de estima y seguridad? la autoexigencia se define mejor por actitudes y pensamientos tales como el comportarnos como deberíamos, a lo excelente y a lo más alto que puedes llegar. Sin embargo cada vez que nos obligamos a “ser” aquello que no somos encontramos desagradables situaciones que nos llevan a presentar crisis emocionales hasta toparnos con la depresión.

Aquí te presentamos cuatro características sobresalientes de una persona autoexigente.

1.- No se ama a sí mismo cuando las personas se autoexigen demasiado no están respetando sus límites. Al hablar de “límites” nos referimos a que cada uno de nosotros conocemos hasta donde somos capaces de soportar la incomodidad que genera presionarnos una y otra vez hasta conseguir lo deseado.

Ejemplo: “Nadie puede hacer el trabajo mejor que yo, no importa que me canse, me desvele o sin comer si es necesario

yellow-926728_960_720

2.- La persona que se autoexige lo hace para alcanzar un ideal, es decir, tener cualidades que lo distingan del resto, cero defectos ante los demás, las circunstancias. El apreciarse así mismo como perfecto lo considera como un eje de paz y felicidad ¿Qué tan cierto puede ser esto?.

Ejemplo: “Si nunca falto al trabajo y además soy puntual, eso me hace una persona responsable

3.-Cambian sus ideas, hábitos, pues considera que son inferiores que no está proyectando lo bueno, debe de lucir de acuerdo a la forma de pensar del resto. Cuando nos referimos al resto estamos asumiendo que deseamos sentirnos parte del grupo o contexto, aunque pareciera que no, tan solo en nuestras relaciones con los amigos, los compañeros de trabajo, etc. , siempre existirá el ¿Quién eres?, ¿Qué haces?,. ¿Qué tienes?, los autoexigentes se compararan con ellos, deben estar a la par o mejor que ellos.

Ejemplo: “No logre aprobar, ahora los demás piensan que soy un fracasado

4.- No les agrada los errores, o un mínimo de imperfección. Gastan todas sus energías en conseguir un triunfo total. Fuerzan su mente, su cuerpo y otra serie de ejercicios que los lleven a lograr dicho objetivo.

Ejemplo: “No merezco tener un descanso hasta no acabar mis tareas”

Consideremos que tan lógicos pueden ser nuestros objetivos personales, hasta donde nos beneficia, que es lo que ocurre cuando no obtenemos las cosas que deseamos y lo más importante ¿Es lo que tú quieres?.

La mayoría de las veces la autoexigencia la utilizamos para perfeccionar aquello que no queremos ser, resulta extraño que nos esforcemos más de la cuenta por algo que no nos interesa, debiera ser lo contrario ¿No?.

Pregúntate a ti mismo si encuentras la satisfacción día con día al luchar por ese objetivo si en lugar de encontrar felicidad te encuentras angustiado, frustrado, enojado, etc, no es más que un síntoma que, si no se trata a tiempo puede llevarnos a un estado de depresión en donde el siguiente pasó sea el desinterés por las cosa que conforman nuestra vida.  No esperemos a que esto ocurra, analiza, contempla esas pequeñas acciones que nos llevan a situarnos en ese nivel de autoexigencia. Nunca es tarde para cambiar y estar bien contigo mismo.

Gracias por visitar Psicólogos en el Estado de México si te pareció interesante este artículo, despertó en ti la duda o aprendizaje no olvides compartirlo. Suscríbete para recibir nuestras actualizaciones. Si deseas contactar conmigo puedes hacerlo mediante el formulario que te aparece aquí abajo.

 

Anuncios