Enseñando a los niños a tomar Decisiones

 

La toma de decisiones es uno de los aspectos más trascendentales de la vida. Una tarea complicada cuyas consecuencias se deben afrontar con madurez y optimismo, pues no siempre resultan como deseamos.

Por todo ello debemos estar preparados para afrontar las consecuencias de nuestras elecciones, dispuestos a asimilar cualquier resultado por nefasto que sea. Y ésta es una ardua tarea para la que debemos entrenarnos desde bien temprano, de ahí la importancia de trabajar la toma de decisiones en la infancia.

Los padres deben preparar a los hijos para ser autónomos, enseñarles la libertad de decidir y fomentar en ellos la seguridad para afrontar las consecuencias de lo que elijan. Esta es una tarea que requiere esfuerzo, dedicación y constancia, pues a medida que los hijos y las hijas van creciendo también lo hacen sus responsabilidades y de la mano de éstas la necesidad de tomar decisiones.

 

La toma de decisiones por lo general, requiere de experiencias previas que nos orienten sobre la opción más acertada. A menudo, recurrimos a soluciones de acontecimientos similares que o bien hemos vivido y experimentado en primera persona, o bien hemos presenciado en otros, para actuar en consecuencia. Tratamos de hacerlo de la mejor manera posible, escogiendo la alternativa que consideramos más apropiada, la que, en situaciones similares, nos ha sido eficaz en el pasado. Sin embargo, los niños y las niñas no cuentan con experiencias previas que les puedan llevar a decantarse por unas alternativas u otras. Se enfrentan a acontecimientos nuevos  y requieren de una preparación anterior para poderlos abordar, de ahí la importancia de enseñarles la manera más correcta de decidir.

Tomar decisiones se convierte en una cuestión de actitud, en la medida en que posteriormente, debemos afrontar el resultado de ellas. De nuestra actitud dependerá no sólo lo que elijamos, sino la manera en que nos afecte el resultado.

Algunas recomendaciones para trabajar la toma de decisiones en niños y niñas son las siguientes:

  • Conceder responsabilidades: es importante establecer en el hogar un reparto de responsabilidades en las tareas a realizar. Como hemos mencionado en alguna ocasión, la responsabilidad de éstas debe ir en función de la edad de los miembros de la familia. El reparto de responsabilidades es de vital importancia en la toma de decisiones pues cuando se asume una responsabilidad, derivada de ella surgen problemas a resolver, y  de esta manera se da un aprendizaje enfocado al abordaje y resolución de problemas.

 

  • Trabajar la elección de alternativas y establecer prioridades: cuando el niño o la niña se encuentre en una situación en la que tenga que decidir entre varias opciones, debemos animarle a que contemple la elección como un reto al que debe prestar atención y tiempo.

 

  • Evitar la sobreprotección: en ocasiones, y sobre todo ante decisiones que pueden ser complicadas, los padres tienden a sobreproteger a sus hijos e hijas, lo que muchas veces les lleva a decidir por ellos/as. Este hecho puede llevar al niño y la niña a no equivocarse, pero también le privará del aprendizaje que implica el error.

 

  • Valorar el error: cuando ante una determinada decisión, el niño o la niña falle en su elección, no se le deben hacer reproches ni castigar por ello. Debemos tener siempre presente el valor educativo de los errores, pues éstos implican no sólo aprendizajes nuevos, sino que suponen experiencias previas útiles, que más adelante, podrán tener presentes ante situaciones similares.

 

Por tanto es importante enseñar esta competencia a temprana edad ya que son fundamentales para no desarrollar problemas graves a futuro.

Si tienes alguna duda o comentario puedes escribirme directamente a: adris_gutierrez@hotmail.com

5 ESTRATEGIAS PARA DISMINUIR LA TENSIÓN EMOCIONAL.

Cuanto más abiertos estemos a nuestros propios sentimientos, mejor podremos leer los de los demás. Daniel Goleman.

Imagina que no existen tensiones en nuestra vida cotidiana, que todo se encuentra dentro de las normalidad y tus preocupaciones son mínimas, ¡Ahora esto puede ser posible!.

Gran parte de nuestra vida estamos acostumbrados a un ritmo de trabajo pesado, nuestro tiempo es escaso y pocas veces tenemos la oportunidad de disfrutar momentos importantes. Otra veces tendemos a despreocuparnos por completo y confiarnos lo representa otro tipo de conflictos, sin embargo una excesiva carga de tensión emocional va desgastando nuestra energía, saber relacionarnos, administrar el tiempo y actividades nos evitara muchos conflictos.

Las consecuencias de la tensión emocional están relacionadas con la acumulación de estrés, irritación, enfermedades entre otras. Muchas veces el no satisfacer nuestra necesidad emocional e incluso de la angustia es motivo suficiente para desarrollar todas estas consecuentes.

082a1f32b67efdea8cd7c7fde5c50129m

Te invito a utilizar estas 5 estrategias altamente efectivas, que adaptándolos a tus medios estoy segura de que lograras los resultados esperados.

  1. La imaginación: Utiliza esta habilidad innata a tu favor, imagina aquellos problemas que se presentan con frecuencia en tu vida cotidiana y como los solucionarías ¡No esperes a que presenten!.
  2. Identifica y observa: Probablemente no es parte de nuestra rutina observarnos cada vez que nos sentimos mal, ansiosos o preocupados. Tu tarea consiste en averiguar la actitud y postura física que adoptas ante situaciones difíciles, una vez que lo identifiques de inmediato cambia de postura, una que para ti sea la más cómoda y agradable, aunque en ese momento no lo sientas así, esto disminuirá de forma notable tu tensión.
  3. Desecha errores: Todos en la vida cometemos errores que nos generan frustración con mayor o menor frecuencia, lo importante es no volver a repetirlos y esto será muy fácil mientras así lo decidas. Toma la decisión de arriesgarte y aprender.
  4. Escritura emocional: Esta consiste en escribir situaciones dolorosas ya sea desde hace mucho tiempo o bien estas pueden ser recientes, e incluso son ideales para que no quede pendiente ni sea acumulativo.
  5. Adaptándonos al rol: En cualquier lugar nuestra personalidad se transforma según, el momento, las personas que nos rodean. Nuestro objetivo será canalizar emociones negativas a positivas todas en cuanto a la actitud que tenga otra persona hacia nosotros. Lo ideal es aprender a que los conflictos que puedan surgir no nos afecte.

Nuestras emociones y energía son vitales es casi imposible ignorarlas, cada vez que nos concentramos en nuestro bienestar siempre veremos resultados extraordinarios, en nuestra apariencia, nuestra actitud y nuestra tranquilidad.

Gracias por visitar Psicólogos en el Estado de México, si es la primera vez que estas aquí no olvides suscribirte, si te gusto este artículo, no olvides compartirlo.

Si deseas contactarme puedes hacerlo mediante el formulario que te aparece aquí abajo.